Nudozurdo están de vuelta. La banda ha estado en el estudio Blind Records de Barcelona trabajando en el que será su próximo disco junto a Ricky Falkner (que se encarga de la producción) y Santos. Y, bajo el título provisional de “Voyeur Amateur”, se prevé que estas nuevas canciones se editen a principios de 2017 de la mano de su nuevo sello, Mushroom Pillow.

La banda nos ha permitido escuchar cuatro temas y podemos avanzar que los sonidos electrónicos que vertebraban “Rojo Es Peligro” han pasado a la historia. La envolvente “Arpeggio” y el marcado bajo de “Ritmo negro” (el título de ambas canciones es provisional), así como los preciosos arreglos de cuerda de “Estás tan perdida” y la fiereza eléctrica de “Voyeur amateur” nos devuelven a los Nudozurdo más inspirados. Ellos mismos nos cuentan en exclusiva con qué nos vamos a encontrar dentro de unos meses.


Una cosa que me ha sorprendido al escuchar estos cuatro temas en el estudio es que han desaparecido los sintetizadores de vuestro anterior “Rojo Es Peligro”.
Meta: Mucha gente flipó con aquello, sí.
Leo: Es un disco muy diferente al anterior. En esta ocasión hemos vuelto al formato trío.

¿Podría decirse pues que “Rojo es peligro” fue algo así como un experimento para vosotros?
Leo: Todos los discos son mini experimentos en el fondo. Ahora podría decirse que hemos vuelto al local a tocar y que ahí surgieron muchas ideas. También hay mucha rabia, aunque es algo que al final hemos equilibrado. Al principio este iba a ser un disco con muchos temas potentes como “Voyeur Amateur”, pero lo que os encontraréis será algo más variado.

¿Cuántas canciones tendrá finalmente el disco?
Leo: Diez u once. Tres temas serán muy cañeros, pero como te he dicho ha quedado algo muy variado. Este nuevo álbum es como un resumen de todo lo que hemos hecho estos años.

¿El renunciar a los sonidos electrónicos es una respuesta a las algo frías críticas que recibió vuestro anterior trabajo?
Leo: Es una pregunta difícil de responder porque nunca sabes muy bien porque haces las cosas. Personalmente no me apetecía repetir aquello porque ya lo habíamos hecho, aunque tampoco teníamos claro qué camino seguir. Incluso tenemos también escondido un disco instrumental… Lo que sí es cierto es que esta vez nos apetecía destrozarnos los tímpanos en el local.
Meta: También ha influenciado mucho el hecho de tener un batería fijo, de contar con Ricky Lavado. Cuando nos encerramos en el local nos ponemos a repetir los temas por obligación, a improvisar y sacar nuevas ideas.

¿Cuándo empezó a gestarse este nuevo largo?
Meta: Casi al salir “Rojo es peligro”. De inmediato nos pusimos a pensar en el siguiente. Al ensayar de cara al directo empezaron a surgir ideas para este disco. Tenemos una grabadora en el local y siempre lo grabamos absolutamente todo.

¿Qué os ha llevado a venir a grabar por primera vez a Barcelona?
Leo: Fue decisión de Ricky Falkner como productor. Nos pareció muy guay. Asimismo, estuvimos escuchando diversos discos que se habían grabado aquí en Blind Records y nos gustaron mucho. No sólo nos gustó el estudio en sí, sino también todo lo que había hecho Santos. En realidad nunca habíamos tenido un productor hasta ahora, por eso la figura de Ricky, que también se ha metido en la parte artística, era algo nuevo y muy interesante para nosotros. Nos ha aconsejado y cuando creía necesario iba quitando cosas. No muchas, pero sí alguna.

Después de hacer y deshacer a vuestro antojo me resulta muy interesante que hayáis contado con una figura como Ricky.
Leo: Si las cosas funcionan mejor, como es en este caso, es increíble. Ahora bien, tienes que entenderte con esa persona y que sea de tu palo. Esa ayuda externa te permite ver las cosas desde otra perspectiva.

Asimismo, abrís nueva etapa porque esta es la primera vez que Mushroom Pillow editara uno de vuestros álbumes. ¿El cambio ha venido porque se terminó el contrato con vuestra anterior discográfica?
Leo: Ha sido por muchas cosas juntas. Por un lado, ya era una etapa que estábamos cerrando con Everlasting y apareció la gente de Last Tour, que estaban muy interesados en llevarnos. Al llegar a un acuerdo de colaboración Last Tour con Mushroom decidimos quedarnos con ellos por inercia.

Sobre las letras, ¿va a haber sorpresas en esta ocasión? En el primer tema que me habéis puesto, el que provisionalmente se llama “Arpeggio”, me ha sorprendido que la melodía y la instrumentación tienen mucho más peso que la letra en sí.
Leo: En el último disco ya pasaba algo así, las melodías tenían mayor peso que las letras. En este disco hay de todo. Vuelve a haber temas en los que prima la parte melódica, pero en esta ocasión las letras son más libres. Del mismo modo, este es un disco que resume nuestros anteriores discos. Y en la voz pasa lo mismo, ya que también es un compendio de todo lo que he hecho hasta ahora. Hay desde temas hablados como “El hijo de Dios” hasta otros más melódicamente vocales.

¿Qué os gustaría que pasara cuando el álbum llegue a las tiendas a principios de año?
Meta: ¡Hacernos ricos! [Risas]

Para muchos sois una banda de culto, pero personalmente pienso que os falta un pequeño empujón para que aún os conozca más gente.
Meta: Con este disco nos gustaría dar un pasito más, claro.
Leo: Los discos nos salen como nos salen, tampoco los premeditamos mucho siendo como somos. Es verdad que a veces te acercas más al pop, pero siempre esperas que tu disco funcione y vaya aún mejor que el anterior. Tampoco pensamos que lo vayamos a petar con estas canciones. Sí que es verdad que hemos cuidado mucho la producción esta vez y le hemos dado más vueltas de lo habitual. Viendo lo que hemos grabado, a falta de la masterización, estamos contentísimos con el resultado porque suena muy bien.

Leo, Acuario, tu otro proyecto, ¿volverá?
Leo: Está ahí y sí, volverá.