Repasando en la red los mejores clips de estas últimas semanas, no podíamos pasar por alto el que ha firmado Luis Cerveró para el tema “Viva” de Los Punsetes. Una violenta bacanal de tiros entre payasos y ratas con el peculiar sello de uno de nuestros realizadores más importantes e internacionales.

Empecemos por el vídeo que ha motivado que nos pongamos en contacto contigo que es el último de Los Punsetes. ¿Cómo surge la colaboración con la banda y también cómo surge la idea del vídeo con esa guerra entre la banda de los payasos y las ratas, pero sobre todo el simbólico laberinto final?
A Punsetes les conozco desde el 2009, cuando les vi en directo con Veracruz en el Apolo. Luego me llamaron para hacer el video de “Tus Amigos”, y siempre hemos estado en contacto. Me llamó Jorge, y me propuso hacer el video. Fue algo directo y natural.
La idea costó bastante. No sé, a veces pasa. Primero surgió la idea de que fueran payasos, como representación simbólica de la canción en sí: algo que parece festivo y alegre pero en el fondo no tiene ni puta gracia. Pero luego me costó todavía más pensar qué podían hacer vestidos de payaso, porque no quería que fuera algo tan literal como un circo, y tampoco quería que fuera un video viñetero que cada plano es una idea. Quería hacer algo narrativo y cohesionado.
Llegamos a la idea de las ratas después de hablar de política y de la situación de la izquierda una noche cenando en Madrid, Jorge, David Rodríguez (Beef) y yo. Así en dos trazos el video va de eso, de la situación sin salida en la que está la política actual ante la historia, la tentación del mal intrínseca al poder, y la estupidez general de la especie humana. Y el laberinto pues es exactamente eso, un lugar sin salida clara, y al que si llegas al núcleo, pues encuentras algo que no es lo que parece: un queso de bola que en realidad es la nariz de un payaso. No sé. Igual es todo muy abstracto, pero espero que algo se entienda.

 

¿A qué le das más importancia a la hora de encarar un proyecto? ¿Qué te guste el artista, el mensaje de la canción, el presupuesto con el que vas a contar, que te den plena libertad para desarrollar la idea que tienes en mente…?
Generalmente a la afinidad con el músico o banda. Es importante que la canción esté bien, pero lo importante es realmente que te sientas afín al proyecto musical en su totalidad. Un videoclip, en mi opinión, debería estar al servicio de la canción y el grupo, no por servilismo, sino porque es lo que define el formato. Si no te gusta el grupo o no los respetas, es mejor no hacerlo. No me gustan los directores que hacen un video de espaldas a la canción, y que lo que quieren es contar sus movidas. Creo que para eso hay otros formatos más libres. En mi opinión, un video tiene que tener algo que lo asocie a la canción y que no tendría sentido con otra banda sonora.
El presupuesto siempre es un problema, pero no me gusta hablar de dinero.

¿Piensas que la realización de videoclips está algo minusvalorada y que no se le da la importancia que debería? Y en esa misma dirección ¿crees que los grupos y su entorno, (managers, discográficas… etc.) le dan el valor que el medio requiere?
Me cuesta mucho responder a preguntas generalizadoras, aunque imagino que es difícil plantearlo de otra manera. Yo creo que hay de todo: gente que lo minusvalora, gente que lo valora de manera proporcionada, y también gente que se flipa un poco. Como en todos los ámbitos, vaya. Y cada cual es libre de darle la importancia que quiera a cualquier cosa en esta vida.
Lo que sí me parece, y esto igual también es una reflexión así un poco de trazo gordo, es que independientemente de lo que opinen las personas individualmente, como comunidad estamos infravalorando la imagen. No solo ya los videoclips, sino cualquier imagen. Un video cuesta un huevo de hacer. No hablo de dinero, hablo de esfuerzo, de organización, de tiempo… Y luego lo lanzas a la trituradora de la red y eso dura cada vez menos. Hay tantísima información visual de todo tipo que cualquier imagen, ya sea un videoclip o una foto de tu desayuno en Instagram, se hunde en el magma como una de esas lavadoras que lanzan a los destructores industriales de chatarra. Yo diría que la inmensa mayoría de la gente consume imágenes en redes. Y en ese sentido, el scroll down de Facebook o Instagram es muy significativo. En dos horas ya está abajo abajo, sepultado por docenas de nuevos inputs. Es muy bestia.

¿Cómo valoras la situación del videoclip en la actualidad? ¿Qué realizadores te parecen que están aportando un toque que los diferencia de la gran cantidad de clips que se estrenan cada día?
Es difícil decir algo interesante al respecto de algo tan amplio. Hay muy buenos realizadores, pero la sensación general es que el formato está un poco estancado. Lo que sí me parece curioso, porque creo que es algo nuevo, es que gran parte del trabajo más interesante viene de los grandes nombres del mainstream. Lo que hace Kanye West desde hace años, pero también con su último trabajo, es increíble a todos los niveles: conceptual, artístico, técnico… Los dos videos de “The Life Of Pablo”, “Famous” y “Fade”, son buenísimos. Lo mismo podría decir de Rihanna, que trabaja con Megaforce o Harmony Korine. O de los proyectos de Beyoncé, Drake o Kendrick Lamar, que cuidan muchísimo sus videos y van más allá de lo que estábamos acostumbrados en el pop americano. Antes los videos interesantes estaban en el indie y el techno. Que ahora los videos buenos sean los del mainstream, o de la gente más inquieta del mainstream, creo que es algo a celebrar.

Has trabajado con un gran número de artistas tanto internacionales como españoles. ¿Cambia tu forma de trabajar dependiendo del grado de popularidad o relevancia internacional del artista o es más una cuestión de presupuesto?
No cambia ni en una cosa ni en la otra. No hay diferencias tan grandes de presupuesto, a la gente le sorprendería. Aunque he de decir que tampoco tengo una experiencia tan amplia con artistas muy populares.

Si tuvieras que destacar tres de tus trabajos ¿Cuáles serían y por qué?
Doy pocas entrevistas, porque me parecen muy egotrip. Pero en las que he dado siempre he destacado “Suena Brillante” de Joe Crepúsculo como mi mejor video, así que voy a decirte otros tres para no repetirme.

Klaus & Kinski – Forma, Sentido y Realidad
Puede que este sea en realidad el mejor video que haya hecho nunca. También el más marciano. En su contra, puedo reconocer que es un video pedante y así como muy letrado. Pero me parece que adaptar “La Cantante Calva de Ionesco”, rodarlo así en 16mm blanco y negro, y encontrar una manera de condensarlo y visualizarlo en cinco minutos tiene mérito. La idea de usar un cubo y sus seis lados para hablar de los personajes de la obra y de una relación de pareja me parece muy buena, aunque me da algo de apuro que sea yo quien lo diga. Tiene también un tono y un humor muy afines al grupo. Para mí es importantísimo que el video capture el espíritu del grupo. Y además conocer a Marina y Alejandro fue un auténtico placer. Eran una pareja encantadora, dos personas con una personalidad maravillosa. Lo pasamos muy bien rodando. Y me gusta que sea algo pequeñito y barato. Creo que es el video más barato que he hecho nunca. Pero es que Tanis, de Jabalina, también es un amor y me convenció rápido.

Javiera Mena – Luz de Piedra de Luna
No soy de los que creen está frase tramposa de que la falta de recursos agudiza el ingenio. Me parece fabricada por los responsables de que tengamos pocos recursos. Con muchos recursos el ingenio de dispara mucho mejor. Pero bueno, cuando me llamaron para hacer este video acababa de rodar el video New Lands de Justice, y para este me daban literalmente cien veces menos dinero. Cien. Tenía ganas de conocer y trabajar con Javiera, así que me senté a ver si se me ocurría algo que pudiera hacer con ese dinero, y gracias a Dios me vino a la cabeza trabajar con máscaras, loops y repeticiones. Rodamos este video con tres rollos de película (9 minutos) y cuatro luces. El rodaje duró dos horas. Pero nada de lo anterior importa. Simplemente funciona que te cagas. Lo veo y me encanta. Esto me pasa poco, eh. Me has pedido que hable de mis mejores trabajos. Igual que aquí me hecho florees podría hablar de mis peores tres y destrozarlos y humillarme públicamente.

Liars – Mess On A Mission
Desde que empecé a trabajar internacionalmente y mis representantes me preguntaban con quién quería trabajar, yo decía: Liars. Soy megafan desde el principio. Cuando finalmente me llegó la oportunidad, fui muy afortunado. Para mí que se te ocurra una buena idea es como que te toque la lotería. Es una cuestión de la Diosa fortuna. O sea, tú no haces gran cosa. Cierras los ojos y lo invocas, pero que venga o no venga no sé en qué grado depende de ti. En este caso, fue algo increíble. Puro cuarto milenio. Le di al play, cerré los ojos, y VI EL VIDEO. A la primera. No me ha pasado nunca ni antes ni después. Y lo más bestia es que esta idea no se parece a nada de lo que he hecho con anterioridad. Pero es que la canción me habló directamente. Fue como “Mira, tío, lo que vas a hacer es rodarte al grupo caminado hacia atrás en una escaleras de croma y cambiarles el fondo al ritmo de la canción”. Yo odio el croma. Lo odio. Aunque curiosamente dos de los tres videos que destaco aquí lo usan como motivo central. Pero en este caso de lo que se trataba era de usarlo como comentario sobre los límites de lo real, de lo representado, y de cómo vamos hacia un mundo en el que seremos incapaces de distinguir entre lo real y lo construido, lo verdadero y lo falso.
A parte de todo eso, este proyecto apareció en un momento de mi vida profesional muy jodido, y con este trabajo vi que había esperanza y que había gente buena ahí afuera con la que trabajar a gusto y pasarlo bien. Así que por una cosa y por otra, me parece un video a destacar entre todos los que he hecho. Aunque en un sentido estríctamente técnico y estético, el video no me acabó de satisfacer del todo. Me parece que quedó un poco demasiado cutrón.

¿Con qué artistas que no hayas trabajado te gustaría hacerlo ya sea por afinidad o porque te gusta su música y qué crees que podrías aportar a su estética?
Buah hay muchísimos. No sé quien decirte, la verdad. Llevo tiempo esperando trabajar con Beck, que me parece bastante genio y que es así de mi generación. Aquí en España la verdad es que he trabajado con la mayoría de los grupos a los que admiro. He tenido mucha suerte. No he hecho nada con Fernando Alfaro, y me encanta. Me encanta él, vamos. Siempre pienso que tendríamos que hacer algo juntos, pero no un videoclip. No sé, otra cosa. En todo caso, estoy intentando de una vez por todas dejar de hacer videos y pasar a otras cosas, creo que ya no tengo mucho más que aportar, y hay que dejar paso a la juventud.

Y ya por último ¿En qué proyecto de futuro andas ahora embarcado?
En lo relativo a videos musicales, llevo un par de semanas trabajando en “Islamabad”, de Los Planetas. llegamos tardísimo y se está complicando un poco, porque la idea está en los límites de lo realizable, por tiempo y por pasta, así que no sé que puede acabar pasando. Pero la canción me flipa. Y en internacional, estoy en dos concursos esperando respuesta. Uno para Thundercat, para una de las canciones de “Drunk”. Me encantaría hacerlo, la verdad. Y el otro es de un tema de Calvin Harris feat. Pharrell Williams, Ariana Grande y Young Thug. La verdad es que me dieron muy poco tiempo para escribir y creo que lo que envíe es bastante flojo, así que este dudo que salga. Aunque como decía Antonio Gala… “¿Quién sabe?”…