5.- Lorde

Melodrama

(Universal Music)

(POP) El sonido de Lorde se ha expandido como nunca y esta ocasión le sirve para demostrar nuevamente no sólo su talento, sino para adentrarse en otros terrenos como esas dos preciosísimas baladas capaces de erizar los pelos a todo aquel que no tiene horchata en las venas, Liability y la increíblemente bella Writer In The Dark, o lanzarse sin fisuras en la pista de baile con una Perfect Places, que es todo un canto a la esperanza para la generación millennial. Lo cohesivo aquí es la historia de la que Lorde nos hace participes. Una fiesta casera le sirve de excusa a la artista para contarnos que, de repente, alguien puede convertirse en tu amor perfecto (aunque sólo sea efímeramente por una noche, como en Sober o en la pegajosísima Homemade Dynamite), pero sobre todo para gritar a los cuatro vientos que la juventud es algo que sólo se vive una vez y que hay que aprovecharla independientemente de que lo hagas solo o en pareja. Sin caer en lo cursi o en los melodramas del desamor, el concepto del disco está más que definido conceptualmente y funciona de principio a fin. Sergio del Amo