1.- Amenra – Mass VI  (Neurot Recordings)
2.- Bell Witch – Mirror Reaper (Profound Lore)
3.- Paradise Lost – Medusa (Nuclear Blast)
4.- Chelsea Wolfe – Hiss Spun (Sargent House)
5.- Pallbearer – Heartless (Nuclear Blast)
6.- Power Trip – Nightmare Logic (Southern Lord)
7.- Spectral Voice – Eroded Corridors Of Unbeing (Dark Descent)
8.- Wolves In The Throne Room – Thrice Woven (Artemisia Records)
9.- Leprous – Malina (Inside Out Music)
10.-Possession – Exorkizein (Iron Bonehead Productions)

La diversidad manda

Las múltiples realidades y estratos del metal coinciden en señalar Mass VI de Amenra como uno de esos discos especiales: majestuoso y crudo, un álbum que noquea, emociona y genera adicción. El dúo Bell Witch, por su parte, se atreve en el brillante Mirror Reaper con un solo tema de ochenta y tres minutos que es un universo en sí mismo, mientras que Paradise Lost confirman su segunda edad de oro con un nuevo tomo en su enciclopedia gothic doom.

Más allá de podio inicial, Chelsea Wolfe firma un disco áspero y contundente cuyas texturas industriales justifican su inclusión en este top; Pallbearer nos regalan otra joya de doom metal denso, melódico y envolvente; los norteamericanos Power Trip aceleran el tempo de esta lista con un explosivo tratado de crossover thrash; Spectral Voice debutan con una brutal avalancha death doom; y Wolves In The Throne Room se reivindican cruzando black metal, ambient y dark folk. Completan los mejores del año Leprous y su popular e imaginativo prog metal; y otro debut de aplauso, el de Possession y su furibundo black/death. Destacar, también y entre muchas otras joyas, a Occvlta, Enslaved, Undergang, GoatwhoreThe Ruins Of Beverast, Mastodon, Pain Of Salvation, Godflesh, Sólstafir, Zeal & Ardor y el regreso de Unearthly TranceDavid Sabaté y Eduard Tuset