El próximo fin de semana arranca la gira de Pi L.T., el mítico combo de metal bizkaitarra, que se ha reunido 10 años después de su último concierto para ofrecer varios conciertos en salas y festivales. En mayo se subirán a los escenarios del Kafe Antzokia de Bilbao (día 5), sala Totem de Iruña (día 6), Bonberenea de Tolosa (día 12) y Jimmy Jazz de Vitoria-Gasteiz (día 13), y a finales de mayo, participarán en el EHZ Fest de Lekorne. El músico y compositor mungitarra Rafa Rueda, vocalista y guitarrista de la recordada banda y con una solida carrera en solitario desde su disolución hace ya más de una década, nos presenta la selección de los 10 discos que han sido importantes en su vida:

The Alan Parsons Project “Eye in the sky”
Creo que es el primer disco que compré. Mis padres eran socios del Círculo de Lectores y por aquella época empecé a hacer pedidos por mi cuenta. Me gané unas cuantas broncas por hacerlo son consultar. Llegaban discos a casa sin que nadie supiera quién los pedía hasta que tuve que confesar.

The Police “Synchronicity”
Fue todo un descubrimiento. Me llevó después a comprar toda la discografía del grupo. Junto con el siguiente disco que nombraré, marcó mis primeros pasos musicales.

Itoiz “Espaloian”
De crío no tuve mucha referencia sobre la música euskaldun. Nombres como Mikel Laboa o Xabier Lete, los descubrí bien entrada la adolescencia. Encontré un grupo que me encantaba y, además, cantaba en Euskara. Lo vi claro, yo quería ser como ellos.

The Cure “Kiss me Kiss me”
Robert Smith ha sido mi mayor referencia guitarrística. No soy nada amigo de los solos virtuosos y vi en él una manera de tocar con la que me sentía muy identificado. En esa época, yo pinchaba música en el pub Morris de Mungia y este vinilo sufrió de lo lindo.

Faith No More “The Real Thing”
Junto con “Angel Dust” fueron los discos que más machaqué de la banda. Era una nueva manera de concebir los teclados en el rock. Junto a Deep Purple o Pink Floyd, creo que es una de las bandas que más ha aportado en ese sentido. Para PILT fue una referencia clarísima.

Helmet “Betty”
Otro disco que machacamos hasta no poder más. Me encantaba la manera tan personal de reinventar el riff de guitarra. Eran pura energía, una auténtica apisonadora. Fuimos PILT al completo a verles a Madrid (La Riviera), tocaron de teloneros de Marilyn Manson y creo que nos sobró el segundo bolo. Una gozada, con una puesta en escena muy sencilla que contrastaba con la de Manson. Sin trampa ni cartón.

Tool “Aenima”
Otro soplo de aire fresco en su momento. Tanto a nivel vocal como armónico, dieron una vuelta de tuerca al rock progresivo. Además, los diseños de sus discos eran una gozada. También fuimos todos a verles a Madrid. Pocos conciertos recuerdo con un sonido tan bestial.

Radiohead “O.K. Computer”
Me parece una obra maestra. Unos de los discos más influyentes de la segunda mitad del siglo 20 y que, a día de hoy, mantiene totalmente su vigencia. Marcó un antes y un después en la banda. Casi se podría hacer un documental con cada tema.

Jeff Buckley “Grace”
Otra obra maestra. Hacer un primer disco de ese calibre está al alcance de muy pocos. Lo descubrí en un programa de radio donde pinchaban temas en directo del “Live at Sine-e” y me quedé pegado. En dos años, creo que no oí nada más en el coche. Fue una auténtica putada que no viviera para hacer más discos.

Bon Iver “Bon Iver”
Segundo trabajo de un artista que me tiene pillado. Un cantautor sin complejos que ha sabido fusionar la “Americana” con la vanguardia. Su último disco es un claro ejemplo de riesgo del que ha salido victorioso y recomiendo, además, encarecidamente un video en directo grabado en Brooklyn, que podéis encontrar en la página NPR.org, y que deberían considerarlo de visión obligatoria en todas las escuelas.