Hombre orquesta del audiovisual contemporáneo, Jonas Åkerlund es el director de videoclips más cotizado de los últimos veinte años. Roxette, Madonna, Lady Gaga, Beyoncé, Coldplay o Robbie Williams son algunos de los artistas que han requerido en varias ocasiones sus servicios. Con Rammstein mantiene una relación especial. Así lo demuestra la salida de “Rammstein: París” (Universal, 2017).

Los conciertos que aparecen en el DVD son de 2012. ¿Por qué ha tardado tanto en salir publicado?
La decisión fue no tener un deadline claro para que la calidad del filme no se resintiera. Así que nos tomamos un tiempo largo para acabar y para trabajar con detalle. Además, hace un tiempo apareció otro DVD del grupo y eso aplazó la salida de este. ¡Ah! Lo bueno de Rammstein es que son una banda atemporal y única, algo que hace que sus conciertos no queden desfasados con el paso de los años.

1-El bautizo: Roxette “Fingertips ’93” (1993)

Cómo cineasta, ¿cuál fue tu apuesta creativa a la hora de filmar los conciertos?
Obviamente es un proceso diferente al de los videos. En este caso estoy en sus manos, a merced de lo que hacen en el escenario. Rammstein es una banda muy profesional, y tienen un control absoluto de los directos. Te puedo decir que para mí fue un proceso muy técnico: estudiar y aprender el show, encontrar la posición adecuada y familiarizarme con todas las cámaras, asegurarte de que tendrás todo el material necesario para montarlo después… La parte artística de este DVD es el trabajo de edición, conseguir algo especial que los fans no hayan observado en el concierto. Ya que es difícil competir con la experiencia alucinante de ver en directo a Rammstein. Y creo que lo hemos conseguido, ese algo más. Por cierto, esta película se puede disfrutar en la televisión de casa, pero os puedo asegurar que la experiencia de verla en una pantalla de cine es espectacular.

Hace unos años filmaste un concierto de Madonna. ¿Cambia mucho la cosa respecto a Rammstein?
La verdad es que no. Ya que la parte técnica es muy parecida. Cada canción tiene una puesta en escena determinada. En esencia, un concierto de Madonna es muy parecido a uno de Rammstein.

2-El primer bombazo: The Prodigy “Smack My Bitch Up” (1997)

“Rammstein: París” tiene muchos efectos de post-producción…
Sí, es verdad. Lo hice con la intención de ofrecer a los fans ese algo más del que te hablaba antes. Primeros planos, cámaras lentas, ángulo raros… Todo ese tipo de cosas que no puedes ver cuando están en el recinto del concierto.

¿Cómo es trabajar con Rammstein?
Son muy diferentes a la mayoría de artistas con los que he trabajado. Y para mí son una fuente de inspiración continua en mi otra vida artística. Trabajo casi siempre en los Estados Unidos, y allí es difícil encontrar un grupo con tanta creatividad e integridad como Rammstein. Es algo muy refrescante y rejuvenecedor. He trabajado mucho con ellos y son una parte muy importante de mi vida. Amo trabajar con ellos y he aprendido un montón solo con el hecho de conocerles tal como son. Es más, cuando trabajo en América, trato de llevar conmigo el espíritu de mis colaboraciones con Rammstein. Es un grupo que me ha dado mucho, y que no sigue las corrientes del mundo del entrenamiento actual: Van por libre
Una cosa más, Rammstein son una banda verdaderamente local que ha llegado a todo el mundo: Cantan en alemán, conocen y protegen su historia. Esa forma que tienen de no olvidar sus orígenes me conecta con ellos de forma especial.

3-Su primer Grammy: Madonna “Ray of Light” (1999)

Has hecho varios videos con la banda alemana. El más conocido y polémico fue “Pussy”. ¿Qué recuerdas de esa experiencia?
Con “Pussy” el proceso fue el siguiente: Escuché la canción varias veces para extraerle su significado. Y de forma espontánea les propuse lo del video pornográfico. Dijeron que sí enseguida. En ningún momento nos pareció una idea loca o rara, sino la más adecuada. Lógicamente, esa propuesta sería impensable para un grupo americano. Si la sugiriera me despedirían de inmediato (risas). Solo es posible con Rammstein.

Por cierto, ¿no te produce algo de esquizofrenia trabajar con Rammstein en “Pussy”, y luego quedar con Beyoncé o Maroon 5 para realizar videos más convencionales?
Para mi es algo muy inspirador. Mucha gente me pregunta de dónde saco las fuerza necesaria o la inspiración para mi trabajo. Una de las respuestas es la posibilidad de trabajar con artistas tan diferentes entre sí y tocar diversos formatos: videos, publicidad, conciertos… Necesito hacer todo tipo de trabajo, visitar cuantos más países mejor. Todo eso me inspira y me da combustible para seguir.

4-Rememorando sus años death metaleros: Satyricon “Fuel For Hatred” (2002)

Más cosas, ¿cuáles son tus referentes como realizador de videos y cineasta?
Tengo que admitir que me estoy haciendo mayor. Y cuando eso pasa ganas confianza y miras más en tu interior. En su momento estuve muy influenciado por la publicidad, la moda, el arte o la fotografía. Tony Kaye y Jean-Baptiste Mondino fueron algunos de mis ídolos. Pero como te decía antes, al cumplir años empiezas a conocerte, te atreves a sacar ideas propias, y estás menos influenciado por el trabajo de otros. Sobre películas, soy un gran fan del cine independiente. No suelo ver blockbusters. No hay nada como un buen filme independiente.

¿Nos puedes decir algunas de tus favoritas recientes?
Sí, me gustaron mucho “Animales Nocturnos”, “Langosta” y “Moonlight”.

5-Su vídeo más polémico: Rammstein “Pussy” (2009)

Vayamos ahora con tus años formativos como batería de Bathory (banda sueca pionera del death metal) en los ochenta. ¿Te influyeron luego de algún modo en tu carrera como director de videoclips?
La verdad es que no mucho. Ahora bien, como soy más un montador que un director (me tomo el proceso de edición muy seriamente), editar y tocar la batería sí que es algo parecido. Además, cuando haces videos musicales tienes que pensar en la música, y eso es lo hago, ya que siempre la pongo por encima de todo: es la canción la que tiene que sugerir las imágenes del video y no al revés. Esas son cosas que he adquirido gracias a estar en el mundo musical desde muy joven. Pero no por el hecho en concreto de estar en una banda de black metal. Estoy orgulloso de mi pasado y nunca lo olvidado, y fue hace mucho tiempo.

¿Qué recuerdas de esos años?
Solo tengo buenos recuerdos. No éramos como el black metal noruego, nosotros nos lo pasábamos bien. Creamos un género musical que no existía y había un montón de talento: Sin ir más lejos Quorthon (Tomas Forsberg), líder de Bathory. De hecho, aún hoy lo considero uno de los talentos musicales más brillantes que he conocido a lo largo de mi carrera. Me siento bendecido por haberlo conocido y por lo que hicimos juntos. Ojalá estuviera vivo para poder ver cómo ha crecido su legado y también porque hubiera podido tener una carrera mucho más larga.

6-Su obra maestra: Lady Gaga “Telephone ft. Beyoncé” (2010)

Ahora mismo estás preparando tu nueva película. Se titula “Lord of Chaos” y está basada en el libro del mismo nombre que repasa el nacimiento y la historia del death metal noruego. ¿Nos puedes avanzar algo sobre ella?
Sí, solo te puedo decir que estamos contentos. No quiero hablar mucho de la película porque aún no está acabada y no tiene fecha de estreno.

Volvamos a tu trabajo dentro del videoclip. ¿Cómo te enfrentas al proceso creativo de crear un video para un artista?
Escribir tus ideas y saber lo que quieres hacer con ellas es el trabajo más difícil. En el mundo del video musical casi todo está inventado, y es difícil llegar con algo nuevo. En mi caso, siempre tengo en cuenta el origen del artista y en qué momento de su carrera se encuentra. De esa forma automáticamente es su video. Una vez ahí, te fijas en los aspectos técnicos y le das el look y los giros adecuados.

7-El video más loco de Beyoncé lleva su firma: “Haunted” (2013)

¿Te suelen dar libertad creativa?
Llevo muchos años en el mundo del video y la gente me respeta. Hay artistas que se involucran más en el proceso y otros menos.

Llevas 30 años en el mundo del videoclip. ¿Cuál es el estado actual del género?
Creo que aún está vivo. Hay jóvenes directores con ideas frescas que están con ganas de experimentar. Cuando empecé algunos grupos no sabían lo que era un videoclip, o no lo querían hacer porque pensaban que era algo inútil. Ahora son tiempos diferentes, y los nuevos realizadores llevan el lenguaje del video casi en su interior; piensan sobre todo en el aspecto visual.

8-Su primer y mejor trabajo con Coldplay: Coldplay “Magic” (2014)

Actualmente consumimos imágenes a todas horas. En el teléfono móvil, la televisión, el ordenador portátil, las tablets… Vivimos en la era de la imagen. ¿Qué opinas sobre ello?
Internet y Youtube salvaron a los videos. Era una industria que estaba muriendo después de la época de la MTV: no habían plataformas donde emitirlos. El lado negativo es que haces esos cortometrajes tan chulos y la gente luego los ve en el autobús a través de pantallas pequeñitas sin sonido.

“Telephone”, “Paparazzi” y hace nada “John Wayne”. Haces un equipo estupendo con Lady Gaga. ¿Cómo es trabajar con ella?
Es fantástica, es como trabajar con Rammstein. Tiene la misma integridad que ellos y eso hace que mi trabajo sea más fácil.

9-Su colaboración con Pussy Riot: “Make America Great Again” (2016)

Soy muy fan de “Spun”, tu primera película como director. ¿Fue una buena experiencia?
Lo que recuerdo cada día es que en ese rodaje conocí a la que ahora es mi mujer (risas). Te puedo decir que fue una experiencia muy loca pero fantástica. Rodamos en localizaciones naturales en Los Angeles con un montón de gente rara alrededor. Por cierto, hace años que no la veo.

10- Su última salvajada: Lady Gaga “John Wayne” (2017)