Todo surgió el mismo día en que los Rolling Stones tocaban en el estadio de Anoeta y Los Straitjackets en la plaza Nafarroa de Andoain. Han pasado 10 años, pero Andoaingo Rock Jaialdia mantiene el mismo espíritu. Rock and roll underground y gratuito.

Los estrategas militares suelen decir que si las cosas no discurren de acuerdo a los planes trazados, se conforman con combatir de forma satisfactoria. Andoaingo Rock Jaialdia no se trazó, precisamente, con escuadra y cartabón; el plan era que no había plan. Se fraguó de la noche a la mañana y el destino quiso que se cruzase con la penúltima visita -siempre es la penúltima- de sus Satánicas Majestades. “Las cosas surgieron espontáneamente”, admite Juan Carlos García, de la tienda de discos y promotora Bloody Mary de Irun. El mismo día que tocaban los Rolling Stones en el estadio de Anoeta (el 23 de junio de 2007), la plaza Nafarroa de Andoain acogió un evento underground encabezado por Los Straitjackets con Kaisers George y las bailarinas Pontani Sisters. Sin mayor pretensión que la de ofrecer un concierto gratuito de rock and roll, se estaba plantando la semilla de un festival que este año cumple su décimo aniversario. “Tuvimos un éxito tremendo. Siempre he pensado que fue la presentación de lo que se podía hacer en esta plaza”, rememora Juancar.

Si la actuación de Los Straitjackets resultó premonitoria, el año siguiente se explotaron las conocidas señas de identidad de la marca Bloody Mary (a saber: rock and roll, garaje, surf, punk-rock y powerpop) con un cartel encabezado por The Maharajas, Trashmen y Dirtbombs. Casi nada. “Tenía que representar la idea de este Festival. Algunas bandas no eran igual muy conocidas, pero todo el mundo quedó gratamente sorprendido y cumplimos con creces nuestras expectativas”, explica Juancar. Ya en 2008 fue el año de los Chesterfield Kings, que venían de tocar en Madrid por más de 20 euros y se presentaban en Andoain gratis y con el disco que los había traído de vuelta al ruedo rockero, “Psychedelic Sunrise”. “Estuvo genial”, resume. “Los Chester y Roy Loney & Señor No pusieron la plaza al rojo vivo, tengo muy buenos recuerdos”.

Llama poderosamente la atención que el festival se haya mantenido en pie durante los feroces años de crisis, una trituradora de eventos musicales por toda la península. El área de cultura del ayuntamiento de Andoain (los primeros años con el PSE, desde 2011 con EH Bildu) se tuvo que apretar el cinturón para poder seguir ofreciendo un festival gratis, pero, afortunadamente, la programación -cosa del tándem Bloody Mary y I Wanna Managment- no se ha visto mermada. Solo desde 2012 han pasado nombres capitales del rock and roll como Undertones, Pretty Things, Elliot Murphy y Flamin´ Groovies, entre otros. Desde su dilatada cultura de Gaztetxes en los años 80 hasta el día de hoy, en Andoain el lenguaje del rock se ha comprendido francamente bien.

En Andoaingo Rock Jaialdia se mueve a todo tipo de gente que viene de todo tipo de lugares. Es normal encontrarse a familias con niños a primera hora de la tarde, así como a una importante legión de garajeros y rockeros venidos de Donostia, Bilbao, Madrid o Burgos a medida que avanza la noche. La comunión intergeneracional es absoluta. La relación entre las bandas y el público, cercana y cálida. La décima edición arrancará este sábado 17 a las 18 horas y contará con las actuaciones de The Bevis Frond, Ebbot Lundberg & Indigo Children, Limiñanas, Peralta, Penny Ikinger y Belarmiñak. Como en la canción de Los Negativos, hace ya tiempo que Andoain se graduó en underground.