Abbey Road

Desde 1931 / Londres
www.abbeyroad.com

Abbey Road es historia viva de la grabación, y por tanto de la MÚSICA en mayúsculas. No es casualidad que en 2010 recibiera la calificación de patrimonio nacional británico, lo que evitó su venta y reconversión en apartamentos de lujo -su localización cercana a Regent´s Park, una de las zonas más exclusivas de Londres, lo hace especialmente apetecible-. Ningún estudio del mundo tiene su longevidad o equipamiento técnico (su fabulosa colección de micrófonos no tiene parangón), ni ha albergado acontecimientos técnicos y artísticos tan relevantes en la Historia del desarrollo de la grabación o la música popular.

El ingeniero Alan Blumlein (reciente Grammy Técnico póstumo) inventó el estéreo entre sus paredes en los años 30, frustrado ante el sonido mono de una película cuando veía una película en una sala de cine -aunque el revolucionario invento, patentado en diciembre de 1931, no se implantaría en los discos hasta mediados de los años 50, y no se popularizaría hasta bien entrados los 60.
En el estudio 2 The Beatles grabaron su prodigiosa secuencia de discos, junto al productor George Martin y un grupo de extraordinarios ingenieros de sonido; y en el estudio 3 Pink Floyd culminaron sus experimentos sonoros de los 70. En nuestros días, Adele se ha sumado a la ilustre nómina de artistas que los han utilizado.

El complejo de Abbey Road cuenta, en realidad, con cinco estudios: En el gran Estudio 1, que cuenta con una de las mayores salas del mundo, se han grabado innumerables sesiones de orquestas, incluyendo la música de películas legendarias como Star Wars, del inmenso compositor británico John Williams. El 2 adquirió categoría de leyenda con bandas como The Beatles, y en el 3 grabaron, entre muchos otros, la malograda Amy Winehouse. Por cierto, desde hace unos años los tres pueden alquilarse para eventos privados: Fiestas, conferencias, cenas privadas, conciertos…Hay que rentabilizar la leyenda. El estudio 1 tiene una capacidad de hasta 350 personas.

En la mayor obra emprendida en los estudios desde su apertura, hace apenas unas semanas se han inaugurado dos estudios más pequeños, diseñados para proyectos con un presupuesto más ajustado.

En ningún caso hay que olvidar que en los últimos años Abbey Road se ha convertido en uno de los estudios preferidos para las masterizaciones y remasterizaciones de máxima calidad, del catálogo o los nuevos discos de bandas como Radiohead, Joy Division, New Order, The Human League y muchas otras. En Abbey Road trabaja uno de los equipos de ingenieros de mastering -ese último toque técnico que hace que el disco suene a disco- más importantes del mundo: Frank Arkwright, Sean Magee, Geoff Pesche, Alex Wharton o Andy Walter son nombres involucrados recurrentemente en los mejores masters que hay hoy en las tiendas. Y nuestros oídos lo agradecen.