Brett Morgen ha dirigido el documental ¿definitivo? sobre quien fuera líder de Nirvana y casi voz de la generación grunge. Se trata de “Cobain. Montage Of Heck” y pueden verlo ahora mismo en las pantallas españolas.

“Cobain. Montage Of Heck” es una película que: “celebra a Kurt, que celebra su arte, su capacidad de documentar y comunicar su vida”. Desde el primer momento, Brett Morgen, director del último y ¿definitivo? documental sobre el otrora líder de Nirvana que se estrenó el 23 de abril en cines de toda España, busca distanciarse de todo lo que ha precedido a su largometraje. Para Morgen, parapetado tras unas gafas que le protegen del sol de la primavera madrileña, estamos ante un trabajo “sobre alguien que mira hacia fuera, no hacia dentro, que suele ser lo más habitual”, y para lograr ese viaje personal a la inversa “me imbuí en todo el material artístico de Kurt, que me ayudó a comprender cómo fue su vida”.

Cintas de súper-8, VHS, dibujos, diarios, mixtapes y brutos de canciones conforman el grueso del material con el que trabaja Morgen y que se despliega en “Cobain. Montage Of Heck” en forma de un espléndido collage audiovisual que busca llegar a lo más profundo de la gran figura del grunge. “Sí, es su voz, son sus dibujos, sus diarios, sus palabras: todo lo que ves en la película proviene del archivo de Kurt”, señala Morgen, cuyos trabajos anteriores, “El chico que conquistó Hollywood” (02) y “Chicago 10” (07) también reconstruyen parte de la memoria contracultural de Estados Unidos haciendo uso de found footage, animación y documentos de archivos. “Me gustaba el poder plasmar en animación sus diarios y sus dibujos, pero tuve muchos problemas a la hora de representar a Kurt, porque su figura es tan icónica que sentía horror ante la idea de vulnerar su imagen”, confiesa.

Sea como fuere, esta marca de la casa en “Cobain. Montage Of Heck” cobra todo su sentido. “El volumen de producción artística de Kurt, tanto sonora como visual, me invitaba a hacer algo completamente distinto en el género”, insiste el cineasta y asegura no haberse sentido intimidado por haber cruzado la frontera de lo privado a la hora de afrontar ese material. En “Cobain. Montage Of Heck” descubrimos cómo Cobain narra su primer intento de suicidio (“A mi juicio, es el momento en que todo cristaliza, porque nos descubre lo mucho que le pesa la vergüenza a Kurt”), así como también escenas de un Cobain bromeando divertido con Courtney Love o enganchadísimo a las drogas. “De todas las estrellas del pop de hoy en día, no creo que nadie mostrara más de si mismo al público que Kurt. Para empezar, había escrito su diario para que fuera leído. Era una invitación a comprenderle: lee lo que hay, mira en mis cosas e imagíname”, cuenta el estadounidense y añade, para sentenciar vehemente: “Frances me lo dejó bien claro: con este documental no vamos a herir a Kurt. Ya no se le puede hacer daño”.