Ahora que David Lynch ha decidido invitar en cada episodio de la nueva temporada de “Twin Peaks” a un artista o grupo, en MondoSonoro aprovechamos para seleccionar los momentos musicales más destacados de la carrera del cineasta norteamericano. Secuencias vistas en anuncios de televisión, películas y series, que repasan más de cuarenta años de historia lynchiana. Casi nada.

1-“In Heaven (Lady in the Radiator Song)” de Peter Ivers, en “Cabeza borradora” (1977)
En su primer largometraje Lynch ya nos obsequió con un momento musical que, de inmediato, pasó a formar parte de nuestras pesadillas más queridas. La canción de la chica del radiador fascina y horroriza a partes iguales, una mezcla perfecta entre dulzura –esos aires y look sesenteros- y perversión –una puesta en escena enferma -. Algo que el cineasta norteamericano acabó convirtiendo en una marca de fábrica.

2-“In Dreams” de Roy Orbison, en “Terciopelo azul” (1986)
No podía falta en esta lista. Y es que se trata de uno de los playbacks más legendarios de la historia del cine. La canción de Roy Orbison es un tema romántico bigger than life y con una cualidad casi sobrenatural –la idea del tema le vino a Orbison en un sueño nocturno-, y quizás por eso Lynch consiguió sacarle su lado decadente y perturbador. Dean Stockwell, que de forma espontánea utilizó un foco de luz del rodaje como micrófono, capitaneó esta secuencia que, en poco más de un minuto, describe el mundo oscuro en el que vive el psicópata interpretado por Dennis Hopper.

3- “Prologue & Main Title” de Toto, en “Dune” (1984)
Sí, David Lynch contó con Toto, héroes del AOR de los ochenta gracias a canciones alucinantes como “Africa”, para que pusieran música a su notable adaptación de la novela sci-fi de Frank Herbert. El resultado fue una mezcla de orquestaciones clásicas, teclados ochenteros, y arreglos pop-rock, que han convertido la banda sonora en un objeto de culto. Toto contó con la ayuda puntual de Brian Eno y del propio Lynch en algunas composiciones.

4-“Slaughterhouse” de Powermad y “Love Song” de Elvis Presley, en “Corazón Salvaje” (1990)
La primera película en la que Lynch se atrevió con una selección musical de altura. Tanto de clásicos del rock and roll (Gene Vincent & His Blue Caps, Them), como de artistas modernos de la época (Chris Isaak). En esta escena en concreto, se unen esos dos palos: por un lado el speed metal de los norteamericanos Powermad (que aparecen tocando en la secuencia), y por otro la entregada versión a cargo de Nicolas Cage de “Love Me”, uno de los clásicos de Elvis Presley.

5-“The World Spins” de Julee Cruise, en “Twin Peaks” (1990-1991)
Es imposible imaginarse ahora las primeras dos temporadas de “Twin Peaks”, sin las canciones y la presencia ocasional en algunos episodios de Julee Cruise, musa de Lynch en aquella época. Sus temas sonaron repetidas veces en la serie, y la inocencia extraña y surreal que gastaban sus letras y melodías le iban como anillo al dedo al misterio que rodeaba el asesinato de Laura Palmer. Compuestas con la ayuda Lynch y Angelo Badalamenti, esas canciones, a veces, formaban parte de la historia, como en la secuencia que aquí compartimos.

6- “This Magic Moment” de Lou Reed, en “Carretera perdida” (1997)
Una de las bandas sonoras más recordadas de la carrera del realizador estadounidense, gracias a la participación de nombres como los de Nine Inch Nails, Rammstein, David Bowie o Marilyn Manson. Ahora bien, también había lugar para artistas más clásicos. Como por ejemplo esta versión de Doc Pomus a cargo de Lou Reed que ilustraba una de las escenas más bellas de la película: el primer encuentro de Balthazar Getty con la femme fatale a la que ponía cara Patricia Arquette.

7- “Country Theme” de Angelo Badalamenti, en “The Straight Story. Una historia verdadera (1999)
Sería un auténtico pecado confeccionar una lista con los minutos musicales de Lynch y no incluir alguna de las extraordinarias bandas sonoras originales compuestas por su músico de confianza, el neoyorquino Angelo Badalamenti. Es más, las películas del director de “El hombre elefante” serían otras sin sus composiciones; son una parte esencial de las mismas. Para evitar caer en lo obvio, hemos decidido reivindicar la BSO de “Una historia verdadera”, una de las cintas más atípicas de Lynch por el clasicismo –eso sí, algo extraño- que desprendía la historia y la puesta en escena, donde Badalamenti demostraba versatilidad y un lirismo conmovedor.

8-“Sixteen Reasons (Why I Love You)” de Connie Stevens y “I’ve Told Every Little Star” de Linda Scott, en “Mulholland Drive” (2001)
La fascinación de Lynch por el proto-pop de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta –la música que marcó su infancia y primera adolescencia-, se ha dejado notar en gran parte de su obra. En “Mulholland Drive” utilizó dos clásicos de esa época para enfatizar la sensación de inocencia corrompida y para colorear ese cuento de hadas esquizofrénico que vive el personaje de Naomi Watts. Otro momento musical álgido del filme era la versión en castellano a cargo de Rebekah Del Rio del “Crying” de Roy Orbison.

9-“Black Tambourine” de Beck, en “Inland Empire” (2006)
“Inland Empire” que, por ahora, es la última película de Lynch –crucemos los dedos para que no sea así-, se erige como el trabajo cinematográfico más indomable y libre de Lynch. Una pieza de video-arte, y un verdadero tour de force, de tres horas de duración sobre una actriz –excelente Laura Dern-, que tiene problemas a la hora discernir entre lo que es real y lo que no. A pesar de ser un filme experimental y contar con música compuesta por el propio Lynch, el cineasta norteamericano también utilizó algún tema pop. Es el caso de “Black Tambourine” de Beck, que ilustraba, por unos minutos, el descenso a los infiernos de Dern.

10-“Heart of Glass” de Blondie, en “Gucci by Gucci” (2007)
Lynch ha hecho un poco de todo en el mundo del audiovisual. De ahí que haya firmado también unos cuantos anuncios publicitarios. Uno de los mejores es este anuncio de Gucci –el primer spot televisivo en la historia de la marca-, donde el director nacido en Montana incluía algunas de sus obsesiones: el desdoblamiento de identidades, edición de sonido extraña, y esas interferencias del más allá. Y todo eso con motivos dorados y el “Heart of Glass” de Blondie sonando a todo trapo. El epítome de lo cool.

11-“She’s Gone Away” de ‘Nine Inch Nails, en “Twin Peaks” (2017)
La nueva y loquísima temporada de “Twin Peaks” mola por muchos motivos. Uno de ellos es por la lista de artistas y grupos musicales invitados que suelen cerrar cada nuevo episodio. De momento han pasado por el The Bang Bang Bar: Chromatics, Au Revoir Simone, Rebekah Del Rio, Sharon Van Etten, Hudson Mohawke o The Cactus Blossoms. Ahora bien, la presencia que ha generado más atención es la de Nine Inch Nails interpretando una de las canciones de su último EP editado el pasado mes de diciembre. El pase de NIN por la serie se ha llevado a cabo con un mimo especial: es el que tiene una puesta en escena más elaborada. Por algo Lynch y Trent Reznor son buenos amigos.