“La boda de mi mejor amigo”

Obra maestra absoluta de la comedia moderna, a la altura de clásicos como “Historias de Filadelfia”, ojo, la peli de P.J. Hogan es una de relecturas más divertidas y a la vez amargas de la comedia romántica reciente. Tiene más de una escena memorable, entre ellas esa en la que todo un bar canta al unísono el “Say a little pray for you”. Los títulos de crédito también son la bomba, con el estandar “Wishin’ And Hoppin'” sonando de fondo recuperando el espíritu de las girls groups de los sesenta. Por cierto, Julia Roberts, como casi siempre pasa, está maravillosa en la película. Digan lo que digan, es una actriz como la copa de un pino.

 

 

“Notting Hill”

Seguimos con Julia Roberts. Escrita por el genial Richard Curtis (autor también de “Cuatro bodas y un funeral” que perfectamente podría estar en esta lista) “Notting Hill” no inventa nada, pero está tan bien parida y todo está tan en su sitio, que es el paradigma perfecto de lo que debería de ser una comedia romántica más que notable y emocionante. Tanto Hugh Grant como la Roberts brillan con especial fuerza, sobre todo ella haciendo casi de si misma, ya que interpreta a una odiosa estrella de cine con mal fario para el amor. El tapado de la función es Rhys Ifans, verdadero roba-escenas de la película. Por cierto, para ilustrar mi comentario sobre la peli pongo mi escena favorita, esa en la que Julia Roberts le dice a Hugh Grant eso de “solo soy una chica diciéndole a un chico que le quiere”… Inolvidable y cima absoluta del género. Ah! se me olvidaba, Elvis Costello hizo una versión del “She” de Charlers Aznavour para la película que es absolutamente maravillosa…

 

 

“Punch-Drunk Love”

Si, no se extrañen al ver esta película en la lista. El desconcertante cuarto film de Paul Thomas Anderson es una excéntrica y conseguidísima comedia romántica que recuperaba el espíritu del John Cassavettes de la memorable “Minnie and Moskowitz” (una película que ya pervertía el esquema de las comedias románticas de los setenta con mucha mala baba y un humor caústico) para dar nueva vida al género. Adam Sandler demostró su valía como actor serio en una película que además tiene a divertidísimo Philip Seymour Hoffman.

 

 

“Paso de ti”

Judd Apatow no podía faltar en esta lista. El pope de la comedia yanqui actual producía esta película escrita y protagonizada por el siempre excelente Jason Segel que, detrás de su apareciencia de comedia burda y soez, entregaba alguna de las reflexiones más atinadas sobre las relaciones de pareja que se han podido ver en el cine reciente. De hecho creo que es una las películas de la factoría Apatow más infravaloradas por sus fans y por eso merece una segunda oportunidad.

 

 

“500 días juntos”

El debut para la pantalla grande de Marc Webb es un film más que estimable a pesar de tener un final algo cobarde que no va en sintonía con el resto de la película. De todas formas, si nos olvidamos de sus últimos diez minutos, estamos delante de una de las comedias románticas posmodernas más inspiradas del pasado año. Su forma de contar la historia con saltos temporales, la sana amargura con la que están mostradas las relaciones de pareja, un Joseph Gordon-Levitt en estado de gracia (Zooey Deschanel, si bien aun enamora, está un poco sobada ya para este tipo de papeles), y un look rabiosamente pop, hacen de la película un cóctel irresistible para los fans del género.