Tracey Ullman “They Don’t Know”

Tracey Ullman bajo la marca de Stiff brilló en los ochenta con dos discos que son una locura de buenos en los que recuperaba el sonido de las girl groups de los sesenta con la frescura propia de la nueva ola que aun reinaba en Inglaterra a principios de lo ochenta. “They Don’t Know” es la perla más grande de su repertorio, una versión de la llorada Kristy Mccoll en la que aunaba a los mejores ABBA con los grupos de chicas de Phil Spector. La canción llegó a ser número de 2 en las Islas Británicas. Ojo al cameo de Paul McCartney hacia el final del vídeo.

 

 

Mink DeVille “Just Your Friends”

Es una lástima que ni la triste muerte de DeVille haya servido para reivindicar su figura. De hecho su etapa como Mink DeVille, que es la que más me gusta de su carrera (sus cinco primeros discos son todos obras maestras absolutas), está más que olvidada. Por eso aprovecho para sacar por aquí esta canción, un sentido homenaje al sonido spectoriano que, cómo no, contaba con la soñada producción de Jack Nitzsche (uno de los discípulos más aventajados de Spector). “Just Your Friends” es bonita y emocionante a rabiar y deja bien a las claras que Deville era un crack a la hora de hacer pop de alma macarra, romanticona y maldita. Solo los Jacobites le han igualado en ese aspecto.

 

 

Kursaal Flyers “Little does she know”

De los Kursaal Flyers no se acuerda ahora ni dios, pero a mediados de los setenta fueron uno de los grupos más queridos y famosos del pub rock inglés y con razón, gracias a tener unos aires pop que le sentaba muy bien. Sus canciones han envejecido la mar de bien, y  “Little does she know” fue su gran éxito, un tema que, a pesar de parodiar en la letra el melodrama amoroso que poblaba las letras de las girls groups de los sesenta, es grande como una casa de pagés. Al loro con el look del cantante que es impagable.

 

 

Wizzard “Angel fingers”

Por fin hablo por aquí de uno de los artistas más injustamente borrados de la historia del pop. Me refiero a Roy Wood, miembro de The Move y confundador de la ELO, que tuvo que salir de la banda por sus problemas con mi adorado Jeff Lynne (choque entre genios, vaya). Tras su marcha del grupo creó Wizzard, un grupo-delirio que se miraba en el glam más chicletero y el muro de sonido de Phil Spector para crear verdaderas sinfonías pop (donde reinaba el horror vacui) llenas de arreglos brillantes y melodías celestiales, que son verdaderos monumentos hechos canción. “Angel Fingers” es la quintaesencia de su sonido, una de esas canciones que lo de “más grande que la vida” le va como anillo al dedo. Por cierto, Wood era un tipo muy especial, su vestimenta y look ya lo deja claro.

 

 

The Flamin’ Groovies “You Tore Me Down”

Si hiciera un top con mis cinco canciones favoritas de la historia del pop, esta canción de los Flamin’ Groovies estaría entre las tres primeras sin dudarlo. Incluida  en el increíble “Shake Some Action”, cima absoluta de su etapa power pop en Sire (la que más me gusta por encima de sus inicios garageros), “You Tore Me Down” homenajea desde el inicio el “Be My Baby” de las Ronettes. Lo que sigue es una verdadera celebración de la clase que tenían estos tipos a la hora de actualizar el mejor pop de los sesenta. Una obra maestra de que en poco menos de tres minutos llega a la excelencia más absoluta. Grandísima!

 

The Flamin’ Groovies – You Tore Me Down .mp3
Found at bee mp3 search engine