MondoSonoro Artistas

New Age

TANGERINE DREAM

Hoy su nombre evoca electrónica meditativa, correo cósmico alemán, precedente, auge y caída en desgracia de la new age y bandas sonoras formulaicas. Puede que su longevidad y prolificidad (más de doscientas referencias) hayan jugado en su contra y le hurten el prestigio de compañeros de generación como Kraftwerk, Can, Faust, Neu!, Popol Vuh, Amon Düül o Ash Ra Tempel, pero sin Tangerine Dream sería difícil explicar el fenómeno musical alemán, más amplio de lo que encierra el término kraut-rock, que se produjo a finales de los años sesenta, en el que músicos de formación clásica se propusieron redefinir y ampliar los parámetros del rock (en el sentido más amplio posible) bajo un prisma autóctono diferenciado del modelo anglosajón. En ese contexto, Edgard Froese fundó Tangerine Dream en 1967 tras la epifanía que le supuso actuar para Salvador Dalí en Cadaqués con su anterior grupo, The Ones. Con una formación alrededor de Froese más inestable que el banquillo del Betis, los primeros años de experimentación dieron paso a un fructífero periodo (71-77) en el que con Peter Baumann y Christopher Franke selló su paradigma sonoro, basado en el empleo paisajista de los sintetizadores y bases rítmicas guiadas por secuenciadores en lugar de sonidos percusivos, del que han bebido muchos años después nombres como The Future Sound Of London, The Orb o Aphex Twin. Que desde entonces su propuesta sea cada vez más melíflua y pirotécnica, no es óbice para reconocerles su lugar inamovible en la historia de la música electrónica (y a secas).

Discos TANGERINE DREAM
Especiales de TANGERINE DREAM
Noticias de TANGERINE DREAM
Ver más artículos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies